Vigilia de FARC y organizaciones sociales en Tierralta (Córdoba)

Hubo participación de cantos por parte de guerrilleros del frente 58 de las FARC, indígenas del pueblo embera katío del alto Sinú y una delegación del Chocó.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hernán Durango

El lunes 31 de octubre, con asistencia de alrededor de 1.500 personas de la región del Nudo del Paramillo, en el municipio de Tierralta, sur del departamento de Córdoba, se desarrolló la gran vigilia por la paz en la vereda Bocas de Río Verde, evento en el cual se reflejó el gran interés y reclamo del pueblo cordobés para la implementación de los Acuerdos de Paz alcanzados en La Habana (Cuba) y después firmados en la ciudad de Cartagena, el 26 de septiembre del 2016.

“Esta vigilia fue tomada como un paso a la nueva Colombia con justicia social, que muchos colombianos anhelan ver. En ella hubo participación de cantos por parte de guerrilleros del frente 58 de las FARC, indígenas del pueblo embera katío del alto Sinú y una delegación del Chocó”, indica el reporte de la Asociación Campesina para el Desarrollo del Alto Sinú (Asodecas), organizadora de la jornada junto a las iglesias cristianas y demás organizaciones, fundaciones y colectivos de trabajadores de la región.

Los asistentes aplaudieron las palabras del comandante del frente 58 de la guerrilla, Ruben Manteco, al iniciar la gran vigilia por la paz.

“Manifestamos nuestro anhelo porque este encuentro se convierta en muestra evidente que la paz y la reconciliación está por encima de intereses personalistas, por lo cual no tiene marcha atrás”, dijo el líder insurgente ante la concurrencia que se protegía de la humedad de la noche en una carpa gigantesca de plástico, instalada por los integrantes de la organización alzada en armas, próxima a hacer tránsito a un partido político abierto.

“Las FARC-EP somos los más interesados en que no se apaguen el optimismo y la esperanza de millones de colombianos con relación a la paz. Firmamos la paz para la terminación del conflicto entre hermanos y la construcción de una paz estable y duradera, para la cual todos nuestros esfuerzos y voluntades están dispuestos”, indicó el comandante Ruben Manteco al leer su discurso con un computador portátil en la mano.

La asistencia fue buena, participaron sectores sociales y organizaciones como la Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba (Acsucor), Fundación Cordoberxia, las comunidades vecinas, las iglesias evangélicas y presbiterianas de la región. También se contó con la participación de organizaciones de base de Marcha Patriótica, Partido Comunista Colombiano (PCC) y Unión Patriótica (UP). Todos querían expresar su respaldo al proceso de paz y en especial a la continuidad de los diálogos e implementación de los acuerdos entre FARC y Gobierno nacional, indica otra fuente desde la ciudad de Tierralta.

“La vigilia se convirtió en una plegaria con líderes religiosos, quienes en sus oraciones alzaron la voz para defender la unión de los territorios más golpeados por el conflicto armado y respaldar lo acordado, ya que estas comunidades están convencidas de que no existe mejor acuerdo o por lo menos que les recoja las problemáticas de sus territorios”, agrega.

Comments are closed.