Con la lámpara de Diógenes: La cantaleta uribista

¿Por qué Uribe Vélez y su cohorte de malhechores no devuelven las tierras y riquezas expoliadas a los colombianos trabajadores del agro en varias zonas de la patria? ¿Cuándo van a responder por los bombardeos a zonas habitadas por civiles?

484289_1

Rubén Darío Arroyo Osorio

Hemos advertido que el narcisismo de Álvaro Uribe Vélez es ilimitado. Ahora en el interregno entre el voto del no al plebiscito por la paz, y la aparición de un nuevo acuerdo entre las FARC y el Gobierno, con inclusión de propuestas presentadas por los uribistas y demás áulicos del no, este señor de la guerra, latifundista y patrocinador de las AUC, insiste en saturar a los compatriotas con sus rabietas y sus cantaletas de ególatra empedernido: “si no acogen exactamente lo que yo propongo, este acuerdo no debe ser definitivo”. Tamaño despropósito de un expresidente tan cuestionado y ahora sujeto de indagación por la CPI.

Ni Alejandro Ordóñez, ni Martha Lucía Ramírez, ni Obdulio Gaviria, por mencionar solo a estos peones de brega del uribismo torvo, han podido explicar claramente a los colombianos a qué se refieren cuando hablan proverbialmente de ideología de género con lo que tantos frutos cosechó en su alevosa campaña por el no.

Tampoco podrán argumentar que “el presidente Santos entregó todo a las FARC a cambio de nada”, puesto que en el nuevo acuerdo queda explícito lo relacionado con el compromiso de la guerrilla en materia de erradicación de cultivos ilícitos y rechazo al narcotráfico; igualmente no pueden seguir mintiendo y confundiendo a incautos con respecto a la supuesta expropiación a los terratenientes, cosa sustancialmente distinta es la concreción de una política de un retorno de campesinos, indígenas y afrocolombianos a tierras cultivables, que todos los ciudadanos debemos defender, para evitar nuevas rapiñas del uribismo y los haraganes que fomentaron y ejecutaron las ya condenadas acciones de Agro Ingreso Seguro en cabeza del mismo señor de la guerra y su pupilo, Andrés Felipe Arias, hoy presidiario en el país que tanto sueñan para sus ellos y sus hijos.

En este nuevo acuerdo está a la luz que las FARC expondrán públicamente sus propiedades y reiteran su compromiso de reparación económica donde lo ameriten los casos y de suyo están comprometidos a permanecer en las zonas asignadas con restricciones de la libertad. ¿Y por qué Uribe Vélez y su cohorte de malhechores no devuelven las tierras y riquezas expoliadas a los colombianos trabajadores del agro en varias zonas de la patria? ¿Cuándo van a responder por los bombardeos a zonas habitadas por civiles?

Asuma la utilización del glifosato so pretexto de acabar con los cultivos de coca, acepte públicamente a nivel nacional e internacional el apoyo recibido de los paramilitares en sus campañas políticas desde la Gobernación de Antioquia, como aspirante al Congreso y a la misma Presidencia. Deje la cantaleta insulsa, señor Uribe.

Comments are closed.