Imágenes de un sueño

Es un texto para seguir reconstruyendo nuestra historia. Nuestra memoria y la victoria de los vencidos deben ir por la misma ruta, caminar juntos sobre el nuevo momento que conjure la emancipación. Es un libro para el escenario que abre la realidad de la solución política y la construcción de paz.

María Mercedes Méndez, alcaldesa de El Castillo, Meta. Foto Archivo.

María Mercedes Méndez, alcaldesa de El Castillo, Meta. Foto Archivo.

Óscar Sotelo
@oscarsopos

La historia, nuestra historia, registrada oficialmente con las distorsiones del victimario, estudiada por nosotros como la búsqueda impostergable de nuestros recuerdos, se escribe combatiendo la amnesia y el olvido, a contrapelo de la historia oficial de los vencedores, golpeada por los acontecimientos pero resignificada por el sujeto colectivo, el sujeto revolucionario.

La Unión Patriótica es y seguirá representando una oportunidad histórica para dibujar la posibilidad de un país reconciliado y en paz. La UP materializa la historia de una tragedia, tragedia que abre la necesidad de redención, redención que debe ser revolucionaria, oportunidad para dar el salto al pasado sobre el cielo libre de la historia y encontrarnos. La UP nos permite encender en el pasado la chispa de la esperanza.

Muchos textos se han escrito sobre la UP, algunos famosos y publicitados, otros más anónimos y ocultos. La mayoría destinados a estudiar y evidenciar la crudeza de la tragedia, del genocidio. Un partido político exterminado, cuatro mil asesinados y desaparecidos, siete mil víctimas directas, todo conjurado por el odio, la violencia y la intolerancia de las clases dominantes que vieron amenazada su hegemonía por una propuesta diferente. Se ha escrito sobre esto y sobre aquello, son páginas valiosas, porque nos permiten nunca olvidar, dignificar a las víctimas y mantener intacta la posibilidad de superar la impunidad y encontrar la anhelada justicia.

Sin embargo existen deudas. La tragedia pasó porque algo bueno estábamos construyendo, porque algo sin precedentes se estaba materializando desde la alternativa. La tragedia, con excesivas razones, opaca los logros de un partido político que construyó la diferencia, que gobernó y lo hizo bien, que proyectó a los mejores de sus dirigentes para hacer real la posibilidad de un país distinto.

Unión Patriótica: Imágenes de un sueño intenta saldar esta deuda. Se plantea la necesidad de recuperar otro relato, reconociendo la complejidad de la historia, se propone buscar una perspectiva diferente combinando trabajo de investigación con archivo histórico, registro fotográfico inédito y ensayos escritos desde la experiencia política.

Reconoce la alegría de la emergencia y auge del proyecto político, ubica la creatividad y esfuerzo de las campañas políticas, reconstruye la experiencia en gobiernos populares y espacios institucionales, y organiza el momento en el que renace la propuesta y su lugar hoy en el espectro del campo democrático. Todo bajo el prisma de un compromiso histórico con la apertura democrática, la solución política y las reformas sociales; un compromiso con la paz, que hoy estamos logrando.

Especial lugar tiene en la investigación el semanario VOZ. Fueron sus registros, sus páginas nunca olvidadas, su archivo fotográfico y sus artículos, los que como una brújula mostraron el horizonte, los que dibujaron el camino de un libro que desde el sueño necesitaba rigurosidad histórica.

Es un texto para seguir reconstruyendo nuestra historia. Nuestra memoria y la victoria de los vencidos deben ir por la misma ruta, caminar juntos sobre el nuevo momento que conjure la emancipación. Es un libro para el escenario que abre la realidad de la solución política y la construcción de paz.

Comments are closed.