Venta de la Empresa de Energía de Bogotá es ilegal

Este país no puede seguir feriando lo público a cualquier precio, cuando son bienes de toda la comunidad

Empresa de Energía de Bogotá.

Empresa de Energía de Bogotá.

Carolina Tejada

Bajo el argumento de financiar ocho obras de movilidad en la ciudad, el Concejo de Bogotá da vía libre al alcalde Enrique Peñalosa para que venda el 20 por ciento de las acciones que el Distrito Capital tiene en la Empresa de Energía de Bogotá, EEB.

En medio de un debate en el que concejales del ala democrática de la ciudad se oponían a la aprobación de la venta del 20 por ciento de estas acciones, finalmente con 31 votos a favor y 12 en contra, la plenaria del Concejo autorizó dicha venta. Estamos hablando de una participación que pasará de 76,28 % a 56,28 %, lo que equivale a 1.836’235.403 acciones, con lo que se espera conseguir 3,5 billones de pesos.

No es un buen negocio

Según algunos concejales que se han opuesto desde el principio a esta operación, el interés de la venta de estas acciones coincide con la política privatizadora del actual alcalde, la cual afectaría las finanzas del Distrito. Según cifras oficiales, en los próximos cinco años la ciudad recibirá $682.333 millones por los dividendos de la parte de la EBB que pretende vender el alcalde.

En una entrevista que concedió días antes de la aprobación de la venta de estas acciones en el Concejo, Pablos Santos, presidente de Sintraelecol, también se refería a este tema y aseguraba: “Las acciones que realiza el Gobierno distrital son totalmente equivocadas al intentar vender el 20% de las acciones de una de las mejores empresas que puede tener el Distrito, si no la mejor. La EEB aporta a las arcas del Distrito 1.4 billones de pesos al año”. Así mismo menciona que “renunciar al 20% de utilidades que está dando año a año como ha venido creciendo, significa menores recursos para la salud, educación, programas sociales, del Distrito Capital”.

Movilización social por la defensa de lo público

Por otro lado, el concejal Hollman Morris, quien presentó una ponencia negativa, también afirmó que la venta de estas acciones no es un buen negocio para la ciudad. Así mismo lo hizo saber la concejal María Victoria Vargas, del Partido Liberal, quien votó negativo, bajo la consideración de que esta autorización era ilegal. Según la concejal, la ley ordena presentar primero el plan de enajenación y luego sí pedir la autorización para enajenar, cosa que no sucedió antes de esta aprobación. Así las cosas, el Concejo estaría violando el articulo 7 de la ley 819 de 2003.

A pesar de estas oposiciones, la secretaria de Hacienda, Beatriz Arbeláez, aseguró que desde la Administración se habían adelantado los cálculos del crecimiento de la economía que generará la inversión de los recursos de esta venta en metodologías del DANE, y que según ella, se puede certificar que este propósito será positivo.

Para los concejales del Polo Democrático, los recursos de esta venta se destinarán a apalancar los negocios de peajes urbanos y fortalecer Transmilenio. Los proyectos son absurdos, pasan por la privatización de corredores férreos para montar troncales de buses y construir autopistas sobre la reserva Van der Hammen.

Como un compromiso social, afirman los dirigentes de Sintraelecol, hay que defender la empresa, pues “el tema aquí tiene que ver con el carácter de lo público. Este país no puede seguir feriando lo público a cualquier precio, cuando son bienes de toda la comunidad. La Empresa de Energía de Bogotá es un capital de todos los bogotanos. Es un error su venta”.

Se espera que el llamado a la defensa de esta empresa genere una movilización social y se adelanten acciones para proteger el bien público. Desde las organizaciones sindicales se han planteado acciones jurídicas y, junto a la bancada demócrata del Concejo, se ha llamado a la movilización ciudadana a fin de frenar dicha operación por parte de la administración de Peñalosa.

Comments are closed.