Antonio María Peñaloza: “Anverso y reverso de la vida”

Fue uno de los más versátiles músicos colombianos, ejecutó con dominio excepcional la guitarra, la trompeta, percusión y sobre todo fue un gran arreglista y compositor. Tenía gran dominio de la teoría musical.

Antonio María Peñaloza.

Antonio María Peñaloza.

José Ramón Llanos

Carnavales de Barranquilla sin la canción “Te olvidé”, de Antonio María Peñaloza, es como navidad sin buñuelos ni villancicos en Cundinamarca. El autor cumple su primer centenario de nacido el 24 de diciembre del presente año. Peñaloza nació en Plato (Magdalena) y murió en Barranquilla el 18 de julio del año 2005.

Peñaloza uno de los más versátiles músicos colombianos, ejecutó con dominio excepcional la guitarra, la trompeta, percusión y sobre todo fue un gran arreglista y compositor. Tenía gran dominio de la teoría musical. En los años cuarenta sostuvo con éxito una polémica sobre la ejecución y origen del bambuco. Finalmente, los entendidos le concedieron la razón al maestro autor de “Te olvidé”. Esta canción tuvo tanto éxito en Cartagena que se agotó el disco y quienes deseaban adquirirlo lo pagaban, les entregaban un recibo y posteriormente recibían el disco.

La disquera que hizo la primera grabación fue discos Curro, en 1953, del cartagenero Antonio Fuentes. La interpretó Antonio Fernández. Los musicólogos Rafael Bassi y Adlai Stevenson destacan el hecho anecdótico de que el cantante escogido por Toño Fuentes era el vocalista Tito Cortés, pero llegado el día de la grabación un guayabo negro le impidió cumplir la cita en el sitio de la grabación y de urgencia tuvieron que acudir a Alberto Fernández.

En los carnavales de Barranquilla del año 1954, “Te olvidé” comenzó su reinado, se entronizó como el himno de la fiesta del rey Momo. Hoy millones de habitantes de todo el mundo danzan al ritmo de esta canción de letra del poeta español Mariano San Ildefonso, residenciado en esos años en Bogotá. La música y el arreglo son de Antonio María Peñaloza. Actualmente “Te olvidé” ha sido interpretado por más de cien orquestas nacionales e internacionales, incluso orquestas sinfónicas y con variados arreglos.

El maestro Peñaloza explica que escogió esa letra porque su contenido “expresa el anverso y el reverso de la vida”. En efecto, al inicio la canción expresa: “yo te amé con gran delirio, con pasión desenfrenada, te reías del martirio de mi pobre corazón…”.

El reverso: “Y por haberme de tu burla ya curado/ te olvidé, te olvidé, te olvidé”.

Entre las innumerables composiciones de Peñaloza mencionamos: “Adiós, fulana”, “Mátese media vaca”, “Machín brincando”, “Perla”; “Fidelina” y “Chambacú”, una especie de opereta folclórica, obra de la cual Leonor González Mina realizó un montaje muy original en uno de sus recorridos artísticos por Europa.

En torno a la rica y variada obra del maestro plateño se tejen muchas anécdotas. Por ejemplo, se dice que al Curro Fuentes le parecía muy larga la letra de “Te olvidé”. Pero al no tener cómo reemplazarla, finalmente le dijo: “Bueno, entonces graba esa porquería”. Esa basura, para el gusto mercantil de Toño Fuentes, ha sido consagrada por la sensibilidad rumbera de miles de bailadores y carnavaleros de todo el orbe.

A partir de los años ochenta Antonio María Peñaloza se dedicó a la docencia en la Escuela de Bellas Artes, de la Universidad del Atlántico, después de haber participado en la Banda departamental de Cundinamarca, en la Orquesta Sinfónica Nacional en los años cuarenta; en la Orquesta de Luis Felipe Sosa en 1932; en la Orquesta Curro y otras tantas. En la Orquesta Filarmónica de Barranquilla, dirigida por el maestro italiano Pedro Biava.

Comments are closed.