El compromiso de las y los artistas en la construcción de paz

Uno de los artistas que ha cumplido la importante tarea en cuanto a su aporte en la búsqueda de la anhelada paz, es Gabriel Leganeo (seudónimo).

Taganguilla, Serigrafía, 1983. Hernando del Villar.

Taganguilla, Serigrafía, 1983. Hernando del Villar.

Recordando las palabras del maestro Lisandro Duque acerca del compromiso de las y los artistas en la construcción de paz: “El artista es alguien cuya autenticidad depende de que acepte como una sentencia, este verso de Luis Vidales que lo obliga moralmente a contribuir en la construcción de la paz: ‘El amigo es como la sangre que acude a la herida sin que la llamen’ …la herida es la paz y la paz está en peligro, se nos ha negado durante muchos años y hay que generar un anticuerpo social y cultural que nos permita vivir en paz, y el artista, cualquier artista de cualquier disciplina, tiene una tarea muy importante que cumplir en la búsqueda de ese logro”.

Uno de los artistas que ha cumplido la importante tarea en cuanto a su aporte en la búsqueda de la anhelada paz, es Gabriel Leganeo (seudónimo). Su primer poema La Bestia Parapolítica fue publicado en la revista Entre Líneas.

Gabriel Leganeo es abogado y escritor. Trabaja para una ONG que lucha por la paz y la restitución de tierras desde hace 15 años y es la reconocida Corporación Jurídica Yira Castro.

El siguiente poema, dividido en varias partes, muestra su impresión de una zona del país que ha sido protagonista directa del conflicto armado y cómo sus habitantes han luchado históricamente por ver realizados sus sueños de paz. Así mismo, manifiesta sus impresiones acerca de la legendaria lucha guerrillera por la búsqueda de un país más equitativo. El poema es escrito durante la vigilia por la paz, realizada en las llanuras del Yarí el 31 de octubre del presente año.

En camino por la Vigilia

En la grisalla de una ciudad tranquila,
Entre las sombras ciudadanas,
Ochenta almas llenas de alegría se animan;
Vamos a la Vigilia del Caquetá,
Dice una,
Salimos de nuestra tierra fría,
Contesta otra;
Aquí no hay señores ni señoras,
Solo compañeros y compañeras,
Todos unidos por un mismo objetivo,
Listos para enfrentar a las horas y kilómetros de camino,
Gritamos, charlamos, cantamos en nuestro buque de hierro,
El acuerdo merece nuestro apoyo.

De amor y de estrellas

Tanto en tiempo de alegría que desesperanza,
El hombre ve su amor como un cielo en Bogotá,
En la penumbra de la noche vestida de su ropa contaminada,
Solamente se ve una única estrella;
No tengo pretensión ser excepción,
Pero desde hace poco siento lo contrario;
Veo el amor como un cielo en el Caquetá,
Una inmensidad astral llena de estrellas,
Que ilumina mi alma afectada,
De mil luces de esperanza

Alucinaciones

Horas de viaje cansan mi cuerpo y mi mente perdida,
Pero la chiva continúa,
Mis párpados se arquean poco a poco,
Pero la chiva continúa,
A cada vuelta surgen espejismos nuevos,
Pero la chiva continúa,
Una bruja, un niño, un edificio,
Pero la chiva continúa,
Me preocupo por la influencia de mi imaginario,
Y la chiva para

Mauricio

Me llamo Mauricio y soy guerrillero,
Mi nombre suena como una isla,
La misma que es colonia de Francia;
He dedicado mi vida a la lucha armada,
Antiimperialista, marxista-leninista, o lo que sea,
Por lo menos se ataca a la desigualdad y la pobreza;
Otros tiempos, otras costumbres,
Quiero dejar las armas en estas horas de paz,
Me llamo Mauricio y soy ciudadano colombiano

Cuerpos de velas y de fe en la paz

Soy un pájaro,
Rey del aire y observador de la vida en la tierra,
En este día de vigilia,
Estoy sobrevolando las sabanas verdes y florecientes del Yarí;
Veo velas que se mueven solas en la noche oscura,
Dibujan dos manos fraternas,
Escriben “fe en la paz”;
No comprendo la significación de esta reunión,
Pero las ondas vibrantes de los cantos de esos hombres,
Alcanzan como una flecha el centro de mi corazón

Comments are closed.