Yoro, premio de literatura Sor Juana Inés de la Cruz

El jurado subrayó que el trabajo de Marina Perezagua “logra mantener la tensión con imágenes perturbadoras, obligando al lector a no despegarse de sus páginas”.

Marina Perezagua.

Marina Perezagua.

Se encuentra en Colombia, como invitada por el proyecto de Idartes, Leer es Volar, Marina Perezagua, quien compartirá su experiencia como escritora en diferentes escenarios de la ciudad. Escritora española, nacida en Sevilla, en 1978. Debido a su obra literaria, ha sido elogiada por la crítica, ya que posee una “escritura visual, que la convierte en una voz única en la literatura española contemporánea”.

Licenciada en Historia del arte y doctora en Filología. Vive en Nueva York, donde dicta clases de español en la Universidad de Nueva York. Dos libros de cuentos y dos novelas, una de ellas, Yoro, la cual tuvo un reconocimiento con el premio Sor Juana Inés de la Cruz. El jurado subrayó que el trabajo de la española “logra mantener la tensión con imágenes perturbadoras, obligando al lector a no despegarse de sus páginas”.

En cuanto a Yoro, la escritora le cuanta a VOZ: “creo que lo que más caracteriza lo que escribo es una especie de compromiso social cultural, pero digamos que no está forzado, o sea que es a través de la ficción, algo que no es panfletario. A mí lo que más me interesa es la ficción, me interesa contar historias. Pero finalmente, me doy cuenta de que todo está unido por un vínculo bastante social y racial”.

“Por ejemplo, Yoro es la historia de una víctima de la bomba atómica de Hiroshima, pero que enlaza de alguna manera, con la historia de la situación de las mujeres de los campos de refugiados de la República Democrática del Congo, hoy, y los abusos sexuales por parte del personal de paz de las Naciones Unidas. Me interesaba unir dos continentes tan distintos, como son Asia y África y dos mujeres con culturas muy diferentes que se hermanan a través de la tragedia”.

En cuanto a su trabajo de investigación, Perezagua advierte: “Yo estuve un tiempo viviendo en Japón y allí me llamó la atención el tema de la primera bomba atómica, pero, además, vivo, paradójicamente, en Estados Unidos. Entonces empecé a investigar mucho sobre el Proyecto Manhattan y hasta libros de física de no ficción y de diversas biografías. Sí hubo un trabajo de investigación, pero fue muy previo a la novela, incluso no lo había hecho por la novela sino porque, estando en Japón, me interesé por ese tema, por cómo, yo, viviendo en Nueva York, curiosamente, había ido al lugar de las víctimas. Pero, al hacer la investigación anterior, el tema me sugestionó mucho y esto fue lo que me sirvió para escribir Yoro”.

Comments are closed.